Joinup CSRD

CSRD, la nueva directiva de sostenibilidad que marca el compromiso de las empresas

Lo llevamos diciendo mucho tiempo: el compromiso con la sostenibilidad ya no es una opción. Ahora ya no es suficiente con que una empresa proporcione información financiera, la medioambiental pasa a ser igualmente importante, ya no es el último punto a tratar. La nueva normativa europea lo deja muy claro y te adelantamos que algunos de los cambios pasan por la obligación de medir y auditar los gases de alcance 3 dentro de los planes de sostenibilidad corporativos.

Desde ya (enero de 2024) entra en vigor en toda la Unión Europea la Directiva sobre la presentación de información sobre sostenibilidad por parte de las empresas (CSRD). Esta nueva norma revisa la Directiva sobre información no financiera (NFRD) de 2014 y amplía (y mucho) la aplicación de las empresas obligadas a cumplirla a la vez que aumenta los requisitos de información.

Afectará a las empresas de la UE que cuenten con 500 empleados o más. Todas ellas estarán obligadas a informar a los organismos comunitarios sobre el impacto sostenible.  Para aterrizarlo en datos: la normativa actual de la UE cubre a 11.700 empresas, pero la nueva normativa llegará a 50.000 empresas. 

Los cambios son importantes, ya que la CSRD está concebida para abordar las deficiencias de la NFRD, que se considera insuficiente y carente de fiabilidad, según el Parlamento Europeo, y deja abierta la puerta a prácticas de greenwashing.

¿Qué significa para una empresa con necesidades de movilidad esta nueva normativa?

Entre los grandes cambios que se recogen en la nueva normativa está la de la obligatoriedad de informar sobre las emisiones de alcance 3 lo que señala directamente a toda la movilidad de la empresa incluyendo los viajes de negocios.

Hasta ahora era necesario auditar los gases de alcance 1 (emisiones directas de gases de efecto invernadero) y 2 (emisiones indirectas de GEI relacionadas con el consumo de energía de las empresas). Pero medir las emisiones de alcance 3 son palabras mayores y muy necesario ya que en muchos casos pueden significar hasta el 75% de las emisiones de una empresa. Aunque en esta categoría hay subdivisiones, hay que destacar que están recogidas todas las emisiones indirectas asociadas la transporte (desplazamientos, tránsito de clientes, viajes de negocios…)

Así, las compañías deberán supervisar y tener conocimiento de los desplazamientos para informar con precisión del CO2 emitido. Y aquí nosotros te podemos ayudar.

Pero vayamos por partes: ¿qué es la CSRD?

La Directiva sobre la presentación de información sobre sostenibilidad por parte de las empresas es una nueva normativa de la Unión Europea que se enmarca en un paquete legislativo más amplio: el Pacto Verde Europeo. Está pensada para poner a la UE a la vanguardia de la información empresarial sobre sostenibilidad.

Todas las grandes empresas de la UE tendrán que hacer públicos los datos sobre el impacto medioambiental de sus actividades, así como de los riesgos de sostenibilidad a los que se exponen.

Y ¿cómo afectarán estos cambios a mi empresa?

Apunta:

  • Nuevos formatos y mayor transparencia: la información sobre sostenibilidad debe integrarse en el informe de gestión en un formato distinto. Además, se compartirá en una base de datos digital de acceso público, promoviendo una mayor transparencia.
  • Información completa y auditada: será necesario proporcionar datos cualitativos y cuantitativos, prospectivos y retrospectivos, abarcando el corto, medio y largo plazo. La información presentada requerirá una auditoría de garantía por parte de un proveedor de servicios externo para asegurar su precisión y confiabilidad.

¿Cuáles son los nuevos requisitos?

La nueva Directiva introduce cambios sustanciales de información relacionados con la sostenibilidad, con pequeñas variaciones para los diferentes tipos de empresas que entran en su ámbito de aplicación.

Todos los requisitos ahora se extenderán a toda la cadena de valor de la empresa, incluidos los productos y servicios, las relaciones comerciales y la cadena de suministro.

Las empresas ahora deberán informar:

  • Detalles específicos sobre el modelo de negocio y la estrategia, con especial referencia a las oportunidades relacionadas con la sostenibilidad, la resiliencia y los planes para garantizar la compatibilidad con la transición a una economía climáticamente neutra y la limitación del calentamiento global a 1,5 °C.
  • Objetivos de sostenibilidad, incluidos, cuando proceda, los objetivos de reducción de emisiones de GEI (alcance 1, 2 y 3) para 2030 y 2050 y una descripción de los avances pertinentes.
  • El papel, la experiencia y las habilidades de los órganos de gobierno, en la gestión y supervisión de aspectos en materia de sostenibilidad, así como la existencia de incentivos de sostenibilidad ofrecidos a dichos miembros.
  • Las políticas de sostenibilidad implantadas en la empresa.
  • El proceso de due diligence implementado en materia de sostenibilidad.
  • Los principales impactos adversos reales o potenciales relacionados tanto con su actividad como con su cadena de valor.
  • Cualquier acción tomada para prevenir, mitigar, remediar o poner fin a los impactos adversos reales o potenciales, y sus resultados.
  • Como se identifican y gestionan los principales riesgos y oportunidades en materia de sostenibilidad.

Un paso necesario

Te lo decíamos al principio, la sostenibilidad, la de verdad ya no es una cuestión accesoria. Es una necesidad para el planeta, una responsabilidad para la empresa y una obligación legal. Y estamos seguros de que esto no ha hecho más que empezar. Poco a poco las administraciones locales, autonómicas, nacionales y europeas irán tomando más cartas en el asunto y estableciendo normativas de obligado cumplimiento.

Algunas de estas medidas son sancionadoras, como las Zonas de Bajas Emisiones, otras son incentivadoras, como el Plan MOVES y otras, como esta, intenta establecer un marco regulatorio general.

Por eso, nosotros nos empeñamos en la sostenibilidad operativa, en hacernos sostenibles para volvernos una herramienta para nuestras empresas clientes. Nuestros triunfos son los suyos y por eso trabajamos para alejarnos del greenwashing y convertirnos en la forma natural de garantizar que la movilidad de una empresa es sostenible. Todos nuestros servicios están orientados en este sentido. TODOS nuestros clientes pueden ver en tiempo real las emisiones de CO2 que derivan de su movilidad y pueden ver como esta se reduce, por el mero hecho de contar con nosotros ¿Cómo?

  • Servicio de taxi: con una flota ECO en más de un 78%. Además somos la única app del mercado que permite la reserva de taxi eléctrico en la propia app.
  • Servicio de parking: para que los empleados puedan aparcar en su plaza reservada sin necesidad de perder el tiempo y emitir CO2 en busca de un sitio donde dejar su coche.
  • Recarga eléctrica: para los que apuestan por la flota propia eléctrica, hemos desarrollado un servicio por el que pueden acceder a más de 5.000 puntos en España sin perder operatividad (los principales operadores están en nuestra app, el pago se hace desde la aplicación y la facturación está centralizada).
  • Control de kilometraje: auditando las rutas que llevan a cabo los trabajadores, conociendo sus emisiones y mejorando las rutas o buscando sinergias

¿Necesitas más información? ¿Quieres saber cómo te podemos ayudar? Pues aquí nos tienes


Otras historias interesantes